Los avances en los chips que potencian los celulares del momento, como los A11 y A12 Bionic de Apple o Snapdragon 845 de Qualcomm, suponen una cada vez más palpable amenaza para los tradicionales procesadores de PC. En este contexo, Intel presentó la novena generación del procesador Core i9, que por primera vez se podrá incorporar tanto en equipos de uso general como en máquinas para gamers.

En el lanzamiento realizado en Nueva York, Intel adelantó los modelos de la novena generación para equipos de escritorio que estarán disponibles en su gran mayoría a partir de noviembre de este año. Se trata de i5-9600K, el i7-9700K y el i9-9900K fueron las novedades presentadas para equipos de uso general. Con hasta ocho núcleos y 16 subprocesos. Alcanzando hasta 5.0 gigahercios (Ghz) de frecuencia turbo en un único núcleo, y una memoria caché de 16 megas. Una marca bastante poderosa.

Estos nuevos ejemplares reemplazan a la octava generación de procesadores que Intel tenía hasta la fecha. El i5 de hasta seis núcleos físicos y seis hilos con una frecuencia de 4,3 Ghz. El i7 con hasta seis núcleos físicos y 12 subprocesos a frecuencias de hasta los cinco Ghz. Y los i9 con seis núcleos físicos y 12 hilos a frecuencia turbo de hasta los 4,8 Ghz. Además, de los modelos i3 y Celeron en la gama más básica.

La sensación de «realidad» en los juegos está determinada, entre otras cosas, por la cantidad de FPS (cuadros por segundo). Esta medida, básicamente, rige la cantidad de fotogramas que la GPU (unidad de procesamiento de gráficos) puede representar y cuántas se muestran en el monitor a cada segundo. A mayor número de FPS , mayor fluidez y la sensación de un mayor realismo. Simple.

Los videojuegos, en general, suelen estar en torno a 30-60 FPS (cuadros por segundo), siendo ésta última una cifra considerada ideal por los especialistas para disfrutarlos de manera fluida.

Según los test proporcionados por Intel, su procesador Intel Core i9 demostró que puede alcanzan una tasa promedio de 220 FPS en tres de los títulos más populares del mundo: Rainbow Six: Siege (309 FPS), Fortnite (224 FPS), Counter-Strike: Global Offensive (440 FPS) y PlayerUnknown Battlegrounds (221 FPS).